Cómo organizar tu semana

Cuando la gente se entera de que además de trabajar de tiempo completo doy talleres, tengo una red de blogs y gestiono proyectos de Diseño Gráfico, me preguntan ¿cómo le haces?

No es que mis días duren más que los suyos, mas bien tiene que ver con mi personalidad, soy un poco cuadrada con respecto a cómo uso mi tiempo, pero me ha ayudado a ser organizada y por ende a ser más eficiente, logrando hacer las cosas en menor tiempo.

Les quiero compartir cómo le hago para organizar mi tiempo, que usualmente planeo de forma semanal, ya sea los domingos por la noche o el lunes por la mañana, seguir los siguientes 5 consejos me ayuda a conocer todo lo que tengo que hacer en los próximos días, detectar prioridades y lo más importante ¡que no se me escape nada!

Cómo organizar tu semana

1. Enlista todo lo que tienes que hacer en la semana

¡Ha! Amo las listas, las amo particularmente porque saco todo de mi cabeza, lo pongo en papel y cada vez que termino un pendiente puedo tacharlo. Bueno, a veces lo hago a mano sobre una hoja de papel, pero últimamente me he visto obsesionada con la app Keep de Google, se las recomiendo para llevar sus notas a todos lados ya que se sincroniza la computadora con tu celular.

Lo más importante de este punto es que aterrices en un mismo documento todo lo que hay que hacer, para que en el siguiente paso puedas darle orden.

2. Comienza por lo que más te gusta

Este consejo me lo dio mi papá, si comienzas por lo que más te gusta te encarrilas en trabajar y vas pasando poco a poco a cosas que quizá no son tus preferidas, ¡con ritmo! Organiza por orden de preferencia y prioridad tu lista y trata de seguir el orden lo más que te sea posible durante la semana.

3. Planea tus rutas

Si tus pendientes de la semana requieren que vayas a reuniones, hacer compras o recoger mandados trata de organizar estas actividades con una ruta estratégicas en un mismo o dos días, para que evites usar tiempo valioso en trasladarte. Puedes iniciar pensando, ¿qué me queda más cerca del pendiente previo?

4. No agendes compromisos por la noche los lunes y martes

Esto lo adopté por algo que leí en un blog hace mucho, no pude encontrarles el link, pero la chica decía que los lunes no agendaba reuniones ni compromisos laborales de ningún tipo, para disponer de ese tiempo para los pendientes más importantes de la semana. Yo lo amplié también a mi vida personal, los lunes y martes trato de no agendar cenas, cafecitos o cualquier otra actividad recreativa, para poder aprovechar el descanso que obtuve el fin de semana y traducirlo a energía en estos primeros dos días de la semana, que suelen ser los más cargados pero me permiten adelantar mucho trabajo. Así los miércoles y jueves puedo tener un date night, ir al cine o a cenar con amigos, ¡sin tener en la cabeza todo lo que me falta por hacer!

5. Aprende a decir que no

Uff! Esto es lo que más me costó aprender y lo aprendí a la mala, hasta que me puse a llorar porque no me alcanzaba la vida, y terminaba haciendo todo de una calidad menor a la que podría alcanzar si le dedicara un poco más de tiempo y cuidado a todo. Decir que “no” no es malo, pero a mi me hacia sentir que fallaba, hasta que entendí que es mejor elegir qué sí quieres hacer en base a lo que te gusta y te llama la atención trabajar, que llenarte de cosas que no te apasionan tanto sólo por el hecho de no saber cómo decir que no al trabajo.

Foto escritorio via Shutterstock